Tejados: el cabello de la casa

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Es una de las partes menos vistas de la casa, pero una de las más importantes. En España, la tradicional teja árabe es uno de los modelos más usados, aunque tiene algunas contras como su delicada colocación y su acumulación de moho. La pizarra, aunque más costosa, tiene mayor durabilidad y es recomendada para zonas montañosas. O sino queda el popular zinc, más económico y sencillo; aunque requiere de un muy buen aislamiento térmico en la cubierta para no sufrir con las variaciones de temperatura.

La reverencia al suelo

Su diseñador, del Estudio de Arquitectura MMP, la bautizó como la Casa del Tejado al Suelo. Ubicada en Becerril de la Sierra, en Madrid, vemos que la cubierta de la casa fue confeccionada en láminas de madera aserrada, con un fondo de protección y dos manos de color, y el tejado fue recubierto con finas láminas de pizarra.

La idea, además de que el tejado sirva para evitar la acumulación de nieve, es recomponer la relación con la persona. O sea, pese a su gran tamaño, el tejado que desciende suavemente da una idea de humildad, de salir de una presencia física altiva. Es como la ladera de una montaña, que invita a ser visitada.

Cálido y rústico

Los tejados de paja natural cortada son muy comunes en el norte de Europa, aunque también es frecuente verlo en Galicia y el País Vasco. Y de hecho, la paja se usa tanto en países tropicales como templados. Pero mientras que en los países subdesarrollados se recurre a ella por su bajo coste, en el caso de esta casa del Reino Unido, la idea es darle un toque rústico, a tono con las paredes de piedra y el entorno rural.

Precisamente, en Gran Bretaña es donde más impera este tipo de cubiertas vegetales. El carrizo y la paja de cereal son los materiales más demandados, y hay artesanos altamente especializados que pueden lograr que un tejado con este material resista alrededor de 50 años.

Estilo renovado

En Bonn, aquella pequeña ciudad que durante 45 años fue la capital de la Alemania Federal, se rehabilitó una vivienda unifamiliar de 270 metros cuadrados.

En la reforma, el tejado de tejas mixta fue reinstalado en su totalidad, con un cierto desnivel para liberar las cargas pluviales y de nieve que en invierno imperan en la región. Este tipo de tejas tiene una estética tradicional con grandes ventajas mecánicas y estructurales. Por ejemplo, la resistencia a la flexión supera en un 300% a las normas de construcción.

El color gris oscuro del tejado le da un tono de austeridad, a tono con el carácter minimalista y moderno del resto de la finca.

Su nombre lo define

Quien piensa en tejados, casi inmediatamente asocia a la teja curva. Herencia de la arquitectura árabe, tiene la ventaja de una colocación sumamente fácil. Además, al tener diferentes anchuras entre las dos bocas facilita el montaje de canales y cobijas en la cubierta.

Las casas con este tipo de tejado tienen un bonito aire rústico, pero cabe advertir que al ser elaboradas en arcilla, es frecuente el caso de roturas, y al momento de cambiarla, hay que dejarlo en manos de un colocador experto, porque su fragilidad hace que se fracture con facilidad cuando recibe el peso de una persona. 

Por su complejidad en la instalación, antes era tradición que el dueño de casa invite a una comida a los colocadores de tejas una vez terminada la tarea; pero esa tradición ya casi se ha perdido.

Tejado transparente

De acuerdo, es muy difícil que una casa pretenda tener un tejado de vidrio, pero sí es el caso de numerosos jardines de invierno, sobre todo de aquellos con aire demonónico o que buscan darle un estilo británico.

El amor por los jardines, pero el duro clima inglés, hizo prosperar este tipo de construcciones a fines del siglo XIX, como una forma de poder disfrutar de las vistas exteriores pero sin tener que sufrir por el frío y la lluvia.

Al ser un techo de vidrio, el sol entra a raudales. Pero eso puede suponer un problema para los muebles, que reciben una continua radiación solar. En estos casos, bien se puede instalar un tipo de cobertura interna o toldo para regular el paso del sol.

Cabe tener en cuenta que un tejado de vidrio puede ser frágil si cae una granizada, y que cada tanto hay que limpiarlo porque la suciedad y el polvo acumulado van creando una pátina poco agradable.

Herencia árabe

En Cataluña, una masía (casa rural) del siglo XIX estaba en un estado ruinoso. Pero su rehabilitación ha logrado que mantenga ese aire rústico que siempre vistió.

En el caso del tejado, se ha vuelto a colocar tejas del tipo árabe. Su colocación se hace en hiladas, siguiendo la línea de la pendiente de la cubierta, en forma intercalada: la parte cóncava se coloca arriba (llamada canal) y la convexa hacia abajo (denominada cobija). Luego, se las amortera, o sea, se les coloca una mezcla de mortero con mucho cal y poco cemento para fijarlas. Un estilo de teja típico de la arquitectura española, que también se puede encontrar en otros países del mundo.

Económico y sencillo

Un ejemplo del uso del zinc para un tejado, en este caso, una casa rural.

Por su economía y facilidad para la colocación, el tejado de zinc es uno de los tipos más populares que podemos encontrar. Su duración es muy prolongada, casi no requiere de mantenimiento posterior, y son muy versátiles para todo tipo de construcciones.

Eso sí, cabe hacer un muy buen aislamiento térmico en la construcción, porque de lo contrario el zinc puede convertir al hogar en un horno durante los meses de verano, o puede ser sumamente frío en invierno.

Su colocación tiene que estar a cargo de manos expertas, porque si el aislamiento no es el correcto, puede haber problema en caso de lluvias torrenciales o fuertes vientos. No sería la primera vez que las chapas de zinc vuelen por los aires por una colocación incorrecta.

Cara pero espectacular

Las tejas de pizarra recuerdan a las casas rurales de nuestros abuelos, sobre todo las de las zonas montañosas. Muchas fincas rehabilitadas y también casas nuevas que quieren mantener un estilo rústico se deciden por este tipo de tejados.

Estas tejas son más costosas que otros modelos, pero pueden tener una gran rentabilidad, porque la nobleza de su material le otorga una gran durabilidad, llegando a superar los cien años sin problemas.

Su colocación no es sencilla, pero en los poblados donde hay canteras siempre se encuentra personal especializado en montar este tipo de tejas.

¿Y donde está el tejado?

Una casa tan moderna que parece un origami. En este caso, se trata de una serie de viviendas diseñadas en Monza, Italia, por el estudio Roccatelier Associati.

El tejado pareciera desaparecer, y se pliega para continuar en la pared. La cubierta y el techo es de una aleación de zinc y titanio de la marca Rheinzink, que se destaca por su alta resistencia ante los rigores del clima, y que mantiene muy buenas condiciones aislantes.

Para toda la vida

Otro ejemplo en el que la teja de pizarra se utiliza en una construcción nueva, en este caso, de una finca ubicada en una zona montañosa.

Precisamente, desde tiempos antiguos, los habitantes de estas regiones comprobaron que la pizarra es un buen material para evitar la acumulación de nieve, ya que su colocación en delgadas láminas permiten que esta descienda y caiga al suelo.

Además de su gran durabilidad, otra ventaja de la pizarra frente a otros tipos de teja, como la árabe, es que no acumula moho ni hojas, por lo que su mantenimiento pasa casi desapercibido.

 منازل تنفيذ Casas inHAUS

تريد مساعدة في إتمام مشروع بيتك؟ تواصل معنا الآن

أطلب استشارة مجانية الآن

إكتشف أفكار لمنازلكم